Tienda oficial de Farmàcia Meritxell Andorra

Sarah Becquer Bolsa 3 Muselinas

Sarah Becquer Bolsa 3 Muselinas

Sarah Becquer Bolsa 3 Muselinas

A menudo no caemos en la cuenta que el proceso de belleza más importante de todos es el de la limpieza. Asociamos el momento beauty a la acción del maquillaje y tratar que nuestro rostro luzca atractivo, y no nos falta razón. Pero más allá de incorporar un maquillaje que nos complazca, debemos tener en cuenta que eliminarlo, así como cualquier agente externo que pueda acumularse en la dermis de la cara es, como mínimo, tan importante y gratificante para nuestra piel e imagen, que no debemos pasarlo por alto. No debemos escatimar esfuerzos ni tiempo en aplicar la limpieza necesaria para dejar la dermis de la cara limpia de impurezas, ahorrarnos este proceso afecta la salud de la piel y tarde o temprano los efectos negativos, como los del envejecimiento, se reflejarán en nuestro aspecto.

En Asia, y sobre todo en Corea, es habitual aplicar el ritual de la doble limpieza para conseguir la piel, casi de porcelana, de la que presumen. Y es que hay que tener en cuenta que a lo largo del día, el rostro está al descubierto, con lo cual se acumulan multitud de elementos que resultan nocivos y que es conveniente eliminar de la mejor manera posible. Hablamos de polución, suciedad, impurezas, sudor, y… el maquillaje, que, como cualquier otro elemento externo, debemos eliminar por completo. Sobre todo, por la noche, antes de acostarnos, es importante quitar todos estos elementos de la piel para que pueda respirar libremente y eliminar sus efectos perjudiciales.


Las muselinas de microfibras como elemento esencial de tu rutina de belleza.

Sabemos de la importancia que tiene realizar la limpieza de la piel de la cara para eliminar las impurezas que se acumulan en la tez. Destacado este punto como elemento imprescindible del ritual del cuidado facial, queremos destacar otro elemento que cuando entre dentro de tu rutina, no podrás prescindir de él. Hablamos de las muselinas de Sarah Becquer. Unos paños delicados elaborados con microfibras, con un espesor de 300 gr/m2 y un tamaño de 20x20 cm, que permiten el mejor arrastre del maquillaje y de cualquier impureza que se haya acumulado en la piel del rostro. Son ideales para retirar nuestro Cleansing Oil y dejar tu piel suave y limpia para el siguiente paso de tu rutina cosmética si es el caso.

Las microfibras con las que están elaboradas las muselinas de Sarah Becquer se caracterizan por ser realmente suaves y resistentes, a pesar de su minúsculo tamaño, ya que la microfibra es cien veces más fina que el cabello humano. No pierden propiedades, solo el uso diario al cabo de mucho tiempo te obligará a sustituirlas, además no deja ningún tipo de residuo ni pelusa. 


Notarás la suavidad y la piel limpia.

El tejido de la microfibra deja muchos huecos entre sus estructuras que facilitan que el agua u otro producto se adhiera a las paredes de las fibras rellenando estos minúsculos huecos. Una vez en las paredes de las fibras, la limpieza y el secado de la zona en cuestión es mucho más rápido que, por ejemplo, el algodón. 

¿Por qué incluir las muselinas en la higiene cosmética?

Son varias las razones por las cuales es importante incluir las muselinas de Sarah Becquer en tu rutina diaria de higiene facial, entre otros motivos, destacamos que abre los poros y descongestiona la piel, exfolia de forma suave las células muertas acumuladas en la dermis a lo largo del día, mejora la circulación sanguínea y habilita la piel para recibir el tratamiento posterior habitual.


Modo de empleo de la muselina Sarah Becquer

El modo habitual es humedeciendo la muselina con agua tibia, colocarla y mantenerla encima del rostro durante unos segundos. Después de estos segundos de relajación para la piel, dobla la muselina para pasarla por todo la cara y la zona a higienizar formando líneas eliminando todos los restos de maquillaje e impurezas. Pasa la muselina de forma suave por la zona de los ojos y su contorno. Finalmente, con la muselina humedecida con agua fría, déjala unos momentos sobre la tez para que active la circulación. Después de todo el proceso, sentirás una sensación de suavidad y relajación de la piel que te resultará extremadamente agradable.

Finalizado el proceso, enjuaga bien el paño o lávalo en la lavadora, sin superar los 40ºC, para un posterior secado y quede lista para su próxima utilización. Recuerda que no debes meter las muselinas en la secadora ni plancharlas.

Muselinas aliadas contra la contaminación medioambiental. 

Por si nunca te habías parado a pensar en ello, queremos destacar las muselinas de Sarah Becquer como la perfecta alternativa a los discos y toallitas de un solo uso que se usan para desmaquillar. 

La muselina resulta una opción magnífica para reducir la contaminación en detrimento de estos productos desechables, los cuales, muchos de ellos acaban tirados donde no deberían, produciendo una contaminación en mares y ríos con una afectación que resulta difícil de paliar. Así pues, el uso de las muselinas de Sarah Becquer, más allá de satisfacer tus necesidades personales, ayudan a frenar el cambio climático, la afectación a las especies marinas y a la destrucción del planeta. 

Tu cuidado personal va más allá, ya que con un pequeño gesto como no usar productos desechables beneficiaran al planeta entero.  


Escribir un comentario

Nota: ¡No insertar HTML!
    Malo           Bueno
Captcha
  • Código del producto: MUSELINAS 3 BOLSA
  • Disponibilidad: En Stock
  • 20,00€
  • Antes de impuestos: 20,00€